Por qué rechazan mi CV

Es posible que haya solicitado muchas vacantes en línea, a través de portales de empleo como CompuTrabajo o en las páginas de carreras de algunas empresas, y su currículum vitae siempre ha sido rechazado. ¿Sabes por qué?

Aunque tu CV esté bien hecho, puede que no pase los algoritmos que utilizan las empresas para digitalizar su proceso de contratación.

Hoy en día, la mayoría de las empresas utilizan filtros automáticos para descartar candidatos. Si tu solicitud no tiene lo que buscan, aunque seas un profesional muy válido, serás descartado inmediatamente.

Estos descartes también favorecen a los candidatos, porque si la empresa piensa que no tienes los mismos valores o no vives en la extensión que ellos han limitado, es posible que dures muy poco en la empresa y termines abandonándola después de los tres primeros meses.

Una vacante y miles de CVs

Además de la tecnología, su currículum también compite con miles de candidatos que han solicitado el mismo puesto de trabajo.

Esto significa que no sólo tienes las palabras clave, sino que también en ese documento muestras realmente qué tipo de profesional eres, qué logros has conseguido, qué habilidades tienes, etc.

Tu currículum debe estar muy bien pensado para pasar las primeras etapas de eliminación del proceso de selección.

Una vez que tu currículum ha sido revisado por el software y leído por el reclutador, es posible que tengas que hacer algunas pruebas de conocimientos para pasar esta etapa.

Todos estos filtros permiten descartar los perfiles que no se ajustan a las necesidades de la empresa, evitando que esa persona trabaje en una empresa en la que no encaja.

No tener noticias, ¿es una buena noticia?

La mayoría de los que solicitan una oferta quieren recibir una respuesta sobre su solicitud en menos de 48 horas.

Hasta hace poco, muchas empresas no respondían a los candidatos. Sabían que habían sido rechazados porque nunca recibieron ninguna comunicación de las empresas.

Esta situación ha empezado a cambiar y las empresas responden al profesional en cada etapa del proceso. De esta manera, la persona puede saber si tiene o no la posibilidad de conseguir ese trabajo y si decide seguir buscando un nuevo empleo o esperar a tener más información sobre el progreso de ese proceso.

Tener esta comunicación constante con las empresas ayuda a hacer un mejor seguimiento de todas las solicitudes y así evitar cometer errores durante la llamada.

La llamada

Una vez que pasas por todos estos filtros, es hora de llamar. Es decir, hay una entrevista telefónica en la que se te hacen algunas preguntas para seguir o no.

Esta llamada también puede ser una entrevista en vídeo, donde las empresas hacen un primer reconocimiento aprovechando la tecnología.

La llamada es donde muchos candidatos se equivocan cuando preguntan “¿Desde qué empresa llama? Me presenté a muchas”.

La respuesta correcta sería: “Disculpe, ¿podría repetir el nombre de la empresa desde la que llama?

Así que puede revisar la lista de solicitudes o ir a CompuTrabajo y revisar las vacantes que solicitó en su área personal.

Si esta parte del proceso va bien, la siguiente suele ser ya una entrevista personal en la que quieren ver qué feedback les das, si encajas con el jefe de equipo…

Las empresas están tratando de evitar los prejuicios subjetivos durante las entrevistas cara a cara, por lo que están empezando a realizar entrevistas estructuradas para preguntar a todos los candidatos lo mismo, independientemente del género, la religión o la edad.

¿Y qué puedes hacer?

Lo primero es escribir un buen currículum que se ajuste a la tecnología. Eso significa que tienes que tener en cuenta las palabras clave, ser legible y tener toda la información profesional necesaria para demostrar que eres la persona adecuada para el trabajo.

La segunda cosa es que tienes que investigar la compañía para saber si realmente quieres trabajar con ella o no. A medida que tienes más experiencia en el mundo laboral te das cuenta de que esto es muy importante, porque si no tienes los mismos valores o la empresa tiene una mala reputación probablemente no querrás pasar más de 8 horas al día trabajando con ellos.

Selecciona bien, tanto la vacante como la empresa. No te postules para todo, haz una lista de lo que una organización debe tener para considerarla el lugar apropiado para desarrollar tu carrera profesional.

En tercer lugar, responde a las pruebas y exámenes que la empresa te pida. No pienses que no confían en tus conocimientos. Estos tests permiten a los reclutadores saber qué nivel o conocimientos tienes y también hacer una selección basada en datos objetivos.

Y finalmente, prepárate bien para la entrevista. Revisa las preguntas habituales que se hacen, establece qué puntos quieres tratar durante tu vida laboral y controla tu comunicación no verbal.

También es tu oportunidad para preguntar todo lo que quieras saber sobre el puesto, las características del trabajo, los objetivos del primer año y los beneficios que ofrece la empresa.

¿Y cuándo hablamos de salario? Las empresas deben mostrar los salarios en las primeras etapas del proceso de selección para evitar llegar al final, gastando tiempo y recursos, para que después el candidato no acepte esos términos.

Si te encuentras con empresas que no lo mencionan durante todo el proceso, el mejor momento para preguntar es durante la entrevista. Justo cuando te preguntan si tienes alguna pregunta. Recuerda que preguntar, siempre y cuando se haga de forma educada, no debería ser el final del proceso.

Una visión más amplia de cómo funcionan los procesos

Ahora que ya conoces el modo de funcionamiento de las compañías, te será mucho más fácil adaptarte a sus necesidades y adaptar tu currículum vitae y tu forma de presentarte para superar las primeras etapas del proceso.

Ten en cuenta la tecnología, el tiempo que el reclutador dedica a conocerte y a gestionar las herramientas de las que dispones para superar con éxito el reclutamiento.

No se trata de mentir, ya que eso sólo dificultará la búsqueda de un empleo, sino de mostrar lo mejor de uno mismo, adaptándose a las necesidades reales que tiene la empresa y a la forma de trabajar para encontrar al profesional adecuado.