Cómo sobrevivir a un jefe tóxico

Identificar todas las situaciones para detectar un jefe tóxico, para poder actuar frente a él es esencial para superarlo. ¿Quieres saber cómo hacerlo? Sigue leyendo y descúbrelo!

¿Cómo detectar un jefe tóxico?

Un jefe tóxico será fácilmente reconocible en caso de que hayas trabajado con uno de ellos, pero si es la primera vez, te diremos las señales que te permitirán identificarlo.

Escala sobre todo

Este tipo de gerentes están obsesionados con la ascensión, no importa cómo o quiénes pasen por encima. Están cegados por el poder, son autoritarios y no se preocupan por su equipo, lo que hace que el equipo les tema y pierda toda la agilidad en el trabajo, la creatividad y el poder de decisión. Los jefes tóxicos dañan seriamente el bienestar de sus empleados.

Es un mal comunicador

No deja claro lo que quiere, cómo lo quiere o cuándo lo quiere, y se molesta cuando la tarea no se hace a su gusto. La falta de comunicación disminuye la autoestima del equipo, ya que hace que el equipo tema constantemente que no están logrando sus objetivos. Un mal comunicador también causa problemas entre los departamentos.

Expresa una negatividad extrema

Este perfil suele decir no a cualquier sugerencia de cambio, y prefiere criticar antes que arriesgarse. La negativa constante son un síntoma de su temor al fracaso, por lo que necesita mucha argumentación para poder tomar decisiones y transmitirlas al resto de los jefes.

Promueve el favoritismo

Un mal jefe fomenta el favoritismo y crea rivalidades dentro del equipo. Esto hace que el ambiente de trabajo sea desagradable, ya que crea favoritos y señala a los que no lo son, haciéndoles creer que hay empleados de primera y segunda clase. De esta manera, las ideas y la comunicación del equipo no fluyen y dificulta la colaboración entre ellos.

No escucha razones

Tienden a ser personas que creen tener siempre la razón y no aceptan comentarios u opiniones de otros que puedan ayudar a mejorar y evolucionar. Además, a menudo no aceptan bien las discrepancias con otros trabajadores, lo cual es un gran problema en el equipo y la organización.

¿Cuáles son las consecuencias de trabajar con empleadores tóxicos?

Alrededor del 40% de los casos de abandono laboral se deben al estrés, causado por trabajar bajo un mal superior. El empleado suele pasar mucho tiempo superando estas tensiones, que a la larga afectan su productividad y su salud.

Según un artículo de Gallup, consultoría estratégica, desarrollo de liderazgo y análisis de datos avanzados, las empresas eligen a la persona equivocada para dirigir el equipo en el 82% de los casos. Dado este hecho, es esencial desarrollar herramientas para combatir los malos efectos de un jefe tóxico.

Consejos para superar un mal jefe

No dejes que un jefe tóxico mate tu creatividad y tu deseo de trabajar en lo que realmente te gusta. Si no quieres rendirte, te damos algunos consejos y te proponemos algunas soluciones para controlar ciertas situaciones de estrés.

Analizar la situación

Primero, deberías tratar de analizar el comportamiento de tu superior. Es importante conocerlo bien para identificar sus debilidades y sus reacciones a ciertos asuntos o comportamientos. Esto le dará las claves para saber cómo manejarlo y, a su vez, saber cuándo evitarlo.

Meditar para controlar la tensión

Cuando surgen conflictos, debes tratarlos. Cuesta dejar de lado la vertiente personal del oficio ya que eres un ser humano y no puedes desenchufarlo cuando quieras.

En este caso, la reflexión y la meditación son tus aliados. Cuando te enfrentes a un conflicto, tómate tu tiempo antes de responder, piensa bien en lo que se ha dicho y valora las consecuencias de responder. Piensa en lo que te gusta del proyecto; no te centres sólo en tu jefe y su comportamiento.

Analiza las palabras racionalmente, sin importar cómo te afecten. Intente comprender lo que significa y lo que puede hacer al respecto. Su jefe podrá ser un mal conversador o un pésimo líder, pero no debe dejar que sus palabras se conviertan en un ataque personal.

Hable con él en privado

Si tu relación va a terminar afectando el trabajo, la mejor opción es hablar con tu jefe en privado. Sabemos que es una charla difícil, pero hablando de la misma les facilitará a ambos el estar más relajados y tratar temas que serían difíciles frente a otros. Se trata de llegar a un entendimiento para que las tensiones se reduzcan, y con ellas, el estrés.

Explica tu situación y cómo te sientes, y propone soluciones como, por ejemplo, que cuando no estés de acuerdo con tu trabajo, te llame a su oficina para hablar de ello o para dejarte tiempo para pensar en una respuesta.

Si esto continúa, puede ser el momento de buscar otro trabajo. Afortunadamente, en CompuTrabajo tenemos miles de ofertas perfectas para que cambies tu situación.

¡Encuentra un nuevo trabajo y despídete de tu tóxico jefe!